lunes, 20 de marzo de 2017

PRESIÓN ARTERIAL
En cada latido, el corazón expulsa sangre a las arterias, presionando las paredes de estas y deformándolas. Inmediatamente, la pared arterial elástica recupera su forma original. Esta onda de presión se propaga a lo largo de las arterias (esto lo podemos comprobar al tomar el pulso). A la presión que ejerce la sangre dentro del sistema arterial se la llama presión arterial. Normalmente se miden dos valores de presión:
¨    Máxima, también llamada presión sistólica.
¨    Mínima, llamada diastólica.



La presión arterial debe mantenerse dentro de unos márgenes. Por encima o por debajo de estos valores puede provocar problemas graves para la salud. Los valores normales oscilan entre 140 y 120 para la máxima y entre 90 y 70 para la mínima, aunque en esto también influye la edad y el sexo, como vemos en esta tabla.

En 1º de Bachillerato A hemos hecho una práctica en la clase de anatomía, nos hemos medido la presión arterial los unos a los otros, e incluso nosotros mismos.
 El material que hemos utilizado es el siguiente:
                   
FONENDOSCOPIO                                                       ESFINGOMOMANÓMETRO

¿Cómo hemos preparado la práctica?
Para poder medir la presión arterial correctamente, nuestro compañero debe estar sentado y relajado, con el brazo descubierto y ligeramente flexionado y el antebrazo apoyado en una superficie lisa, además necesitamos el fonendoscopio y el tensiómetro o esfingomanómetro.

Nosotros antes de comenzar la práctica tuvimos que aprender a utilizar el tensiómetro ya que hay que hacer varias cosas, las cuales os vamos a explicar ahora.
¿Qué debemos de hacer?
Con el manguito del esfingomanómetro se rodea el brazo 2 o 3 cm por encima del codo. Se da aire con la bomba hasta que la presión alcance 180 mm de Hg. Con esto conseguirás detener el paso de sangre a través de la arteria humeral.

Para comprobarlo colócate los auriculares del fonendoscopio y pon la membrana sobre la arteria humeral, debajo del manguito. No oirás nada porque no hay flujo de sangre.

Abre poco a poco la válvula del esfigmomanómetro, la presión va bajando. Cuando comiences a oír las pulsaciones toma nota de la presión. Esta presión corresponde a la máxima o presión sistólica.
La aguja del manómetro sigue bajando poco a poco, cuando dejes de escuchar las pulsaciones anota de nuevo la presión que en este caso será la mínima o presión diastólica.















¿Podemos medírnosla a nosotros mismos?
Al hacer la práctica comprobamos que también podemos medírnosla a nosotros mismos, e incluso algunos lo escuchaban mejor. El proceso es el mismo solo que con el brazo que no tienes el tensiómetro tienes que apretar la bomba y lo tienes que escuchar tú mismo en vez de otra persona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada